Nuestro Blog

Te mantendremos al día de las últimas novedades en el mundo de los campamentos

Imagen de ¿Por qué elegir campamentos musicales?

¿Por qué elegir campamentos musicales?

La música en general aporta muchísimos beneficios a los niños y más cuando son pequeños, ya que les ayuda a desarrollar habilidades que después les ayudarán en todos los aspectos de sus vidas.


Muchas veces no somos conscientes de las actividades que benefician a nuestros hijos o cómo pequeñas cosas, como elegir un campamento de música para este verano, puede significar grandes cambios para nuestros hijos.

Los niños cuando son pequeños se dan cuenta de todo lo que les rodea, son capaces de seguir el ritmo con facilidad, la música les permite coordinar y mejorar sus habilidades; ya que a través de la música se hacen muchos juegos que toman parte otro tipo de objetivos.


Los niños, aunque sean pequeños pueden jugar con sonidos, y le ayudarán a desarrollar su sensibilidad musical. Aprenden a seguir el ritmo con su cuerpo, con instrumentos u otros objetos; sienten la música como una forma de expresar sus sentimientos.

Además, la música ayuda a mejorar la expresión y la comprensión oral, muchas veces ayuda a niños que tienen problemas de habla a pronunciar palabras cantando que hablando no consiguen.


Además de ayudar a la expresión oral, la música fomenta la creatividad y la imaginación de los niños. Aprenden a expresar sus sentimientos a través de la música.


La iniciación musical se realiza en grupos, por lo que esto hace que el niño fomente su capacidad de comunicación y de sociabilidad. Hay escuelas especializadas en música, como por ejemplo Escuela de Nuevas Músicas o Escuela de Música Creativa, que se dedican a realizar cursos de iniciación a la música con niños durante el verano, ofreciendo la posibilidad de continuar durante el año si al niño le ha gustado.


La educación musical temprana, de 2 a 5 años, ayuda a descubrir y desarrollar las capacidades expresivas y musicales del niño, más tarde, si sigue el interés por la música permiten la elección de un instrumento musical, según las preferencias y las aptitudes que presente el niño.


La iniciación musical sirve para introducir al niño con el ritmo, los sonidos…mediante juegos y que desarrolle habilidades auditivas para que cuando esté preparado pueda elegir el instrumento que más se adapta a sus habilidades.

Aprender a tocar un instrumento musical tiene muchos beneficios para los niños.


Puede parecer obvio pero para tocar un instrumento primero hay que conseguir que suene, bien sea tocando una tecla, soplando, frotando las cuerdas…y esto ya es un gran trabajo. En este momento los niños están desarrollando la psicomotricidad. A medida que vayan adquiriendo la práctica con el instrumento mejorarán, ya que los ejercicios se irán complicando, tendrán que leer la partitura a la vez o incluso memorizarla. Esto ayudará a que su capacidad de memoria, atención y concentración crezca.


La música se escribe en su propio lenguaje y para poder tocar el instrumento deberán aprender ese lenguaje, con sus nombres, sonidos, formas, duración…esto les hará adquirir recursos que podrán poner en práctica cuando aprendan otros idiomas.

El hecho de tocar un instrumento requiere tener en cuenta diferentes aspectos o elementos a la vez. Por ejemplo, tocar y leer la partitura a la vez y además tener que atender al profesor en sus indicaciones o estar atentos de sus compañeros cuando tocan en grupo. Lo que les permitirá tener esa facilidad de pensamiento y hacerlo de forma rápida.


Al tocar un instrumento hay que escucharse para saber si lo estás haciendo bien y así poder corregir los errores, esto se traslada a la vida del día a día con lo que la reflexión y el análisis de sus acciones cotidianas también se verá afectado/beneficiado.


Hay campamentos de verano, como Encuentro orquestal sinfónico, de la mano del Grupo Talía o San Simón de Fiddle que están dirigidos a aquellos niños que ya sabes tocar y practican un instrumento y quieren seguir aprendiendo nuevas técnicas o tocando con otros músicos durante el verano. Puede ser muy buena opción para aquellos niños que les apasiona el instrumento y quieren continuar su formación durante el verano.


Otro de los aspectos fundamentales es el crecimiento en valores que aporta el aprendizaje de un instrumento. Aprender y saber tocar un instrumento requiere esfuerzo, paciencia, constancia y perseverancia, valores que nuestros hijos adquirirán desde pequeños y después podrán poner en práctica en el resto de los aspectos de sus vidas.


Puedes echar un vistazo a los campamentos musicales que hay en SoloCampamentos si todavía no has elegido el campamento para este verano.